Palabras del Presidente de la JCHSS D. Juan Francisco Martínez García

Palabras del Presidente de la JCHSS D. Juan Francisco Martínez García

Domingo de Resurrección, 12 de abril de 2020

DÍAS TRISTES DE EMOCIÓN CONTENIDA

Días tristes de emoción contenida. Acaba la Semana Santa de 2020, que será inolvidable para todos los jumillanos y no, como esperábamos, por ser la primera que celebraríamos tras la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional, sino por no haber podido realizar nuestras procesiones. Estamos viviendo unos días inesperados, una situación imprevista y desconocida que nos hace sentir inseguros. Jamás hubiésemos pensado una situación así, una Semana Santa que hemos vivido en nuestras casas, sin poder salir a la calle, esas calles que también echan de menos el caminar pasionario de las Cofradías y Hermandades. El misticismo de la Pasión y la alegre euforia de la Resurrección.

Ahora estaríamos guardando túnicas, recogiendo enseres, despidiéndonos de familia y amigos, pero no, ésta ha sido una Semana Santa sin prisas, nervios, ni carreras. El pasado año guardamos las túnicas, en muchos casos, sin haberlas puesto, en éste las túnicas, imágenes y tronos han estado también confinados.
Días tristes de emoción contenida. Caigo en la cuenta que por primera vez en mi vida no he estado en Jumilla, no he podido acudir a la llamada de nuestra Semana Grande. Ha sido una Semana Santa a través de los medios de comunicación y redes sociales, una Semana Santa de momentos ya vividos, de vídeos y montajes realizados con gran cariño para mantener vivo el espíritu cofrade.

Una Semana Santa en la que Dios nos ha abierto los ojos ante la debilidad humana y la fugacidad de los bienes materiales, y a la vez nos recuerda que la Semana Santa está muy viva, el Misterio Pascual es el centro del año litúrgico, que sí hemos celebrado estos días, y se renueva en cada Eucaristía.
Días tristes de emoción contenida. Sí, hemos celebrado la Semana Santa, pero los cofrades jumillanos no hemos podido manifestar nuestros sentimientos y emociones, nuestras promesas y tradiciones. Quiero agradecer el esfuerzo realizado por todas las Hermandades y Cofradías para mantener viva la ilusión de sus hermanos y para sentirnos todos unidos en esta pasión que nos desborda.

Cuando acabe esta pandemia y la situación lo permita haremos todo lo posible por dar salida a los sentimientos que ahora contenemos. Pongámonos a trabajar ya en una celebración especial en otoño, donde representemos en las calles jumillanas el drama de la Pasión y Muerte de Jesús y el gozo de la Resurrección, donde, aunque de forma extemporánea, procesiones y ciudad se unan en el rito eterno y entrañable de cada primavera. Una representación en la que participe la inmensa mayoría de los jumillanos.

Muchas gracias a todos. Un fuerte abrazo.

Juan Francisco Martínez García
Presidente de la JCHSS